domingo, 29 de septiembre de 2013

Segundos aminutados, minutos asegundados


De la ley saqué la paciencia,
hasta que el pozo secó al verano.
Del teatro viví la inocencia,
sueños, hasta que despertaron.
De la moda, la más absurda lujuria
arrebatada por la invisible fuerza.
De lo social, nació la grata vivencia
y se escapa con cansada fiereza.

¿Porqué? ¿Acaso imposible me es?
¿Sentir el segundo que pasa,
sin razonar el minuto que viene?

¿De verdad que eres capaz de escuchar,
no mis palabras y mis señales,
si no la falta de vida en el momento?

No soy más que un ambicioso proyecto
intentando  sacar de mi la normalidad,
Así me veo si, pero así  rara vez me siento,
salvo que tú escuchando, me lo logres sacar.
Eso es lo que me has dado, un dulce intento,
¿Cual era la virtud que otorgo? Tu, sabrás.
A tu lado o en el otro, se que fue mi regalo.
guárdalo en tí al menos, una vez y otra más.

Recuérdame si me voy, víveme si me quedo
no sueñes con estertores, hazlos realidad
o víveme con paciencia, y un lejano final.

¿Porqué? ¿Acaso imposible te es?
¿Pensar en el minuto que pasa,
para desear el segundo que viene?

martes, 19 de marzo de 2013

Estelas y estrellas


A veces lo vemos como una serie de decisiones;
otras, más modestos, un cúmulo de circunstancias
pero de todas, sus estelas, son un barrido de emociones.


Es ese punto de inflexión, ese escalofrío de limón,
un nervio a flote, un  peldaño hacia otra parte;
que hace nacer la estela de una estrella antes frenada,
que sentimos convertirla en fugaz, difusa y añorada


Dicen que las estelas son en realidad trozos de frío hielo
que circunvalean y se mueven por en medio de la cola...
Pero también dicen que son un espectáculo en el cielo.

Porque a veces subirse a una estrella, es bajarse de otra
solemos verlo así, porque cabalgar ambas nos parece locura
pero nadie nos dice que elijamos estrellas. Asi que, por favor...
¡¡olvidémosnos de hacer la siempre frágil montura!!

Deja que se alejen las estrellas con su estela, con calma...
gasta tu energía en volar cerca, a miles de años luz...
mírala a lo lejos, como su luz crece, como no se apaga.

A veces nos olvidamos de algo, en ese punto de inflexión
y es que tu también eres una estrella, que puedes volar cerca.
Porque recuerda que dos estelas son siempre mejor que una
y desde la colina de la Tierra y junto otras, parecerá una lluvia.








viernes, 26 de octubre de 2012

¿Cómo?

¿Cómo sobrevives cuando eres menos tu y mas todo?
Encerrado entre violines, voces roncas y pianos
¿Cómo explicas lejanías y crudezas sucias al pintarlas?
No lo haces, las omites, escondes y vacías en cigarros.

No es fácil. Nadie te dijo que lo fuera, ni que lo intentaras.
¿Pero y si soy eso?¿Y si somos eso? ¿Dónde está mi lugar?
En todos lados y en ninguno al mismo tiempo... es obvio,
imposible, arrogante, cruel y pernicioso con tu bienestar.

¿Cómo decir que os quiero a todos y a ninguno en particular?
No puedo.... no es justo aunque cierto, suena a mentira verde.
Y es más.... ¿como deciros que siento ser un poco vosotros?
¡Cielos! Perdería la noción de mis palabras, de mis verdades.

Varias veces amé tanto a uno que no hubo sitio para más.
Lo hago todos los días, hinco la rodilla y bajo el sombrero:
"¿Qué deseáis? ¿Qué necesitáis? ¿En qué os puedo ayudar?"
y por ese momento soy vuestro,  absolutamente vuestro.

Soy todo y nada para todos y para nadie, eso me lo gané.
¿Como esculpir estatuas a las personas con solo arena?
No lo hago, solo lo intento y os dejo la experiencia,
creyendo que con eso solo os basta, que me sentís cerca.

Y hacia mi.... ¿es esto lo que mejor he aprendido a hacer?
De verdad que no lo se,  no se si es más o menos quizás.
Harto de ser una potencia...Dejadme humilde y encerrado,
a lo mejor  así me vuelvo alguien, alguien de verdad.

martes, 23 de octubre de 2012

No me permito

Con la pluma esquiva...
No me permito escribir otra historia perdida
en las salas y pasillos de mi memoria.
Jamás me permitiré darme la vuelta e irme
otra vez al país gris de mi rutina.

Por que ya me he permitido demasiadas, 
le debo al hombre muchas posibilidades,
monedas, salud y un espejo donde mirar,
y...¡Verte!, donde huír de mis salvedades.

Y canto que me niego los permisos
¡aquellos que me han mentenido vivo!
No me permito sufrir de nuevo, NO....
no me permito, salvo que lo admito.

Admito lágrimas de esperanza, como estas.
no me importan los soles de espera, ni las lunas.
Pero a veces dos cañones se me disparan:
las impaciencia del sueño, la ciencia de la locura...

No me permito perder un segundo más batallando
con sueños, fantasmas, cañones y nuevas vidas.
Solo lo admito, admito que ese es ahora el lenguaje
que sueño con palabras, que hablo con heridas.

Por que ya me he permitido escribir este poema
y la sangre fría me ha llevado a lugares preciosos
Por que sentía que merecía estas palabras ser escritas
y si realmente existe... lo incierto será entonces hermoso.